Cómo aliviar el picor en la dermatitis atópica

aliviar picor dermatitis atopicaUno de los peores síntomas de la piel atópica es el terrible picor sin tregua que produce. Ceder al impulso de rascarse puede generar expresiones de alivio. Sin embargo, cuando te rascas o simplemente te frotas la piel, puedes empeorar la picazón y los demás síntomas de la piel atópica. Desde que eres bebe puedes tener este molesto síntoma.

Algunas personas se rascan tanto que sangran, y eso es una forma de fomentar la infección y agravar la afección. Todavía no hay una cura definitiva para la dermatitis atópica, pero con los tratamientos y los cuidados adecuados, se puede aliviar la picazón y prevenir nuevos brotes.

Es importantísimo la alimentación en esta dolencia por lo que te podría interesas este artículo.

Cuando sentarse sobre las manos no es una opción, prueba estas formas de aliviar rápidamente la picazón y calmar tu piel irritada.

Aplica frío

El frío ayuda a adormecer el área y aliviar la picazón, por eso, la primera recomendación es aplicar una compresa de agua fría para enfriar la piel.

Para conseguir un alivio más intenso y duradero, coge una bolsa con hielo o de vegetales congelados, envuélvela en un paño y ponla sobre la zona del picor. Ten cuidado de no dejar la bolsa tanto tiempo que te acabes quemando.

Es un truco que funciona muy bien, y actúa rápidamente, aunque no es muy apetecible en invierno.

Engaña a tu cerebro frente al espejo

Intenta este truco cuando la comezón se presente sólo en un lado del cuerpo. Puede sonar como un truco de magia, pero es más que una ilusión óptica.

Si te pica el brazo izquierdo, por ejemplo mírate en un espejo y concéntrate en el brazo izquierdo de tu reflejo, que en realidad es el derecho. Si te rascas mientras miras, tu cerebro recibe el mensaje de que te estás aliviando, y la picazón se minimiza.

Acupresión

Un estudio de la Universidad Northwestern encontró que presionar cierto punto en el brazo puede ayudar a aliviar la picazón de la piel atópica en cualquier parte del cuerpo.

Para encontrarlo, dobla el brazo izquierdo, coloca la mano derecha en la parte exterior del codo y palpa la parte superior del músculo del antebrazo. Masajea firmemente con la yema del dedo durante 3 minutos mientras respiras profundamente.

Crema especial

Evita las lociones de consistencia ligera y opta por una crema gruesa o un ungüento específicamente creado para las pieles atópicas. Hay algunos productos que incluyen ingredientes que calman la piel con picazón, como las ceramidas.

No te pierdas esta selección con las mejores cremas para la piel atópica.

Cuando vayas a comprar una, busca palabras como “crema de barrera” y “reparación de la piel” en la etiqueta. Si tienes poco presupuesto, utiliza la clásica vaselina, que puede ser tan efectiva como los productos más caros.

Utiliza aceites calmantes

El aceite de girasol es más efectivo para suavizar la piel que muchas cremas hidratantes, y es mucho más barato. El aceite de coco nutre y ayuda a disminuir la inflamación. Elige aceites que sean vírgenes, que significa que ha sido procesados sin perder sus propiedades curativas naturales.

Aunque el aceite de oliva es bueno para cocinar, no es bueno para la picazón de la piel.

Hidrocortisona

Una crema de hidrocortisona que contenga al menos 1 por ciento de hidrocortisona, puede aliviar temporalmente la picazón. Por eso se suele utilizar en el momento en que se genera el picor, para poder evitar el rascado y que los síntomas empeoren. Pero no abuses.

Como todos los esteroides, la hidrocortisona puede tener efectos secundarios. Sigue las instrucciones del envase o las indicaciones del médico si te lo receta.

Una vez que la reacción haya mejorado, puedes usar este tipo de crema con menos frecuencia para prevenir brotes, acompañando a la crema hidratante.

Otros alivios tópicos

El mentol tiene un efecto refrescante que anula la picazón, pero una concentración superior al 1%-3% podría irritar la piel ya de por sí sensible. Un gel, loción o spray con un 5% de lidocaína o un 1% de pramoxina puede adormecer el área.

O sustituye la comezón con el hormigueo de la capsaicina, que es lo que le da a los chiles su picor. Empieza con una concentración de 0.025%. Consejo: Guarda estos remedios tópicos sen el frigorífico.

Baño, hidratación y vendas

Primero, sumérgete en un baño tibio durante 15 minutos para rehidratar la piel -agrega avena molida al agua para conseguir un mayor alivio-. Luego, seca ligeramente la piel y, sin perder tiempo, aplica una capa de crema hidratante de alta resistencia, o una crema de cortisona y continua con una crema hidratante.

Para tratar los brotes o como tratamiento ocasional para el picor intenso, agrega otro paso después del baño. Coloca una sola capa de gasas o paños húmedos sobre la piel tratada.

Cúbrelo con otra capa seca -los guantes y calcetines de algodón son ideales para las manos y los pies-, y mantén este vendaje puesto unas horas o durante toda la noche para ayudar a que la piel retenga la humedad, absorba la crema y se mantenga fresca. Consulta con tu médico si debes hacerlo, cómo y cuándo.

Antihistamínicos

Los médicos a menudo sugieren estos medicamentos porque un efecto secundario que tienen es que pueden provocar somnolencia y, por lo tanto, tienes menos probabilidades de rascarte. Pero es algo que no ayuda demasiado durante el día, cuando especialmente necesitas estar despierto. Y además no son seguros para los niños.

Melatonina para dormir

Otra cosa que puedes hacer cuando la picazón es intensa por la noche, es tomar un suplemento con esta hormona que tu cuerpo produce para provocar el sueño. Si tus uñas tienen vida propia mientras duermes, manténlas cortas para proteger tu piel, o usa guantes de algodón para evitar rascarte.

Técnicas de relajación

Usa la meditación para contrarrestar el estrés, un fuerte desencadenante de la picazón del eczema. Concéntrate en una palabra o sonido mientras practicas la respiración profunda. La relajación muscular progresiva también es simple: tensa y luego libera un grupo de músculos tras otro, comenzando con los pies y subiendo hasta el cuello.

Mantén tus manos ocupadas

Rascarse puede convertirse en un hábito, como morderse las uñas. Incluso puede que te encuentres haciéndolo cuando no te pique la piel. Para romper el ciclo de rascado, procura tener las manos ocupadas siempre que te sientas tentado.

Distráete con un videojuego, una manualidad o ponte a cocinar. Hazte la manicura. O simplemente aprieta y afloja los puños hasta que el impulso desaparezca.