Qué es la doble limpieza facial, y porqué es importante para tu piel

doble limpiezaCon la cosmética inteligente, los dispositivos LED para usar en casa y todas las novedades en el mundo de la cosmética con las que estamos siendo bombardeados últimamente, hemos olvidado el paso más importante en cualquier rutina de cuidado de la piel: la limpieza de la piel.

La forma en que preparas la piel antes de acostarte es la base que sienta los cimientos de una piel bonita y sana. Por eso, es esencial realizar una limpieza profunda más que nunca por la noche.

A lo largo del día, las bacterias transmitidas por el aire y la contaminación se quedan atrapadas en la piel, y si no se eliminan adecuadamente, podrían contribuir potencialmente al envejecimiento, la pigmentación y los brotes de acné.

Además, dormir con el maquillaje puesto u olvidarte de lavarte la cara antes de ir a dormir, es un gran error, ya que tapa los poros y genera brotes de acné.

¿La mejor manera de evitar que esto ocurra? La doble limpieza. Puedes saber los mejores limpiadores faciales del mercado aquí.

¿Qué es la doble limpieza?

La doble limpieza se ha convertido en algo venerado, tanto por los profesionales del mundo de la estética como por ser la columna vertebral de muchas de las rutinas de cuidado de la piel de la K-beauty.

Esto es debido a que, como ya hemos visto, la limpieza de la piel al final del día es realmente importante.

Una doble limpieza implica el uso de un aceite limpiador, leche limpiadora o agua micelar para descomponer el maquillaje (aquí os dejamos un artículo donde damos ideas para realizar un agua micelar casero), el protector solar y el sebo de la superficie de la piel primero, y luego seguir con una limpieza más profunda a base de agua.

La idea es desincrustar las impurezas, la suciedad y el maquillaje primero, y luego eliminarlo. Este segundo paso de limpieza limpiará mucho más profundamente los poros para eliminar cualquier residuo acumulado, y eliminará las bacterias y las células muertas de la piel.

Pasos a seguir

Así es como funciona:

PASO 1:

Utiliza un limpiador a base de aceite o agua micelar para aflojar el maquillaje y la acumulación de grasa y suciedad. Estas dos opciones eliminarán suavemente el maquillaje y la grasa sin despojar a la piel de sus aceites hidratantes naturales. Si necesitas saber más sobre el uso del agua micelar puedes entrar en el artículo que tenemos referente a ello.

Echa un vistazo a nuestro artículo con las mejores aguas micelares del mercado.

Impregna un disco de algodón con agua micelar y pásalo suavemente por toda la cara hasta que no quede ni rastro de maquillaje. Si utilizas un aceite, pon una pequeña cantidad en la palma de tu mano y frótate suavemente la piel hasta que el maquillaje se haya descompuesto. Puede retirar los restos con una toalla húmeda.

PASO 2:

Después de que el primer paso haya eliminado todo el maquillaje y las impurezas, el segundo paso incluye un buen limpiador suave y agua. Es importante usar un desmaquillante de ojos adecuado para esa zona tan sensible. Para ello os dejamos los mejores desmaquillantes de ojos.

Este limpiador consigue penetrar más profundamente en los poros y limpiarlos, así como eliminar cualquier resto que haya quedado del paso 1.

Aplica una pequeña cantidad de limpiador en tu piel, masajéalo bien por toda la superficie durante 1 minuto, y acláralo completamente.

Tomarse por lo menos un minuto para hacer esta segunda limpieza te permitirá beneficiarte de todos las ventajas del limpiador y sus ingredientes. La mayoría de la gente sólo dedica unos veinte segundos a la limpieza, lo que no es tiempo suficiente para masajear el producto adecuadamente.

Debido a la orientación de los folículos en el rostro, es mejor lavarse con movimientos ascendentes y hacia afuera para obtener una limpieza más profunda.

La temperatura del agua también importa. Si está demasiado caliente, se corre el riesgo de irritar la piel, especialmente si sufres de acné o condiciones de la piel como la rosácea, por lo que es mejor aclarar la piel con agua tibia.

Beneficios de la doble limpieza

Entonces, ¿por qué hacer de la limpieza un proceso de dos pasos? Según los expertos, la técnica tiene dos ventajas principales.

  1. En primer lugar, cuando usas maquillaje, la doble limpieza te ofrece una limpieza total. El primer paso es útil para eliminar esa capa de maquillaje y dejar que el limpiador realmente limpie la piel.
  2. Esto deja un lienzo en blanco para poder trabajar, para que los productos que se aplican después penetren más profundamente, haciéndolos más efectivos. Una piel limpia permitirá que los ingredientes activos penetren mejor y funcionen más eficazmente.

Incluso si no usas maquillaje regularmente, es importante que te asegures de limpiar bien la piel al final del día. Es importante no sólo quitar el maquillaje, sino también la suciedad y la contaminación que se acumula en nuestra tez durante el día.

No sólo causan daño oxidativo a la piel, sino que contribuyen a la descomposición del colágeno y al desarrollo de arrugas y manchas solares.

Un lavado rápido no eliminará adecuadamente las partículas de maquillaje y de contaminación, y si dejas todo eso en la piel durante la noche, las células de la piel no se regenerarán como debieran, lo que significa que tu piel no tendrá un aspecto saludable y juvenil.

La doble limpieza nocturna también iluminará cualquier tono apagado y, en última instancia, exfoliará la piel.

En qué casos se debe duplicar la limpieza

La doble limpieza es especialmente importante si vives en una gran ciudad en la que estás expuesta a altos niveles de contaminación diariamente.

Aunque no existen pruebas científicas rigurosas que demuestren los beneficios antienvejecimiento de la doble limpieza, existen muchas pruebas que sugieren que la contaminación y las toxinas ambientales pueden acelerar el proceso de envejecimiento.

Así que la necesidad de duplicar la limpieza realmente depende de tu estilo de vida.

También genera muchos beneficios para las personas con piel grasa o propensa al acné, siempre y cuando estén usando el limpiador adecuado.

Al limpiar dos veces, te aseguras de que la primera capa de sebo, maquillaje, protector solar y las capas más profundas de bacterias de los poros, que pueden agravar el acné, sean eliminadas.

Dicho esto, la doble limpieza no es adecuada para todas las pieles. Las más sensibles, secas o propensas a la rosácea, pueden llegar a secarse demasiado si se lavan dos veces. En estos casos basta con realizar el primer paso seguido de un enjuague con agua.

Puedes seguir esta regla de oro: Si tu piel es propensa al acné o si tiene brillos para el mediodía, la doble limpieza es útil. Sino es así y tu piel es seca, la doble limpieza probablemente no será necesaria a menos que esté usando mucho maquillaje.

¿Hay riesgo de limpiar la piel en exceso?

Aunque es necesario limpiar la piel dos veces al día -mañana y noche-, no caigas en el error de la doble limpieza no es necesaria por la mañana. Un solo lavado con limpiador y agua preparará la piel para que absorba mejor el hidratante y las cremas de día, de modo que podamos obtener mucho más de ellos.

Tenemos que ser sensatos en cuanto a la limpieza, ya que un lavado excesivo puede provocar sequedad, sensibilidad e irritación. El limpiador ideal debe estar libre de sulfatos para evitar despojar a la piel de sus aceites naturales, y es importante no frotarla con demasiada dureza.

Pero si piensas que podrías estar lavando demasiado tu piel, es una buena idea cambiar de limpiador por una fórmula que reequilibre tu piel.

La irritación se produce cuando usas cosas como pastillas de jabón, que pueden alterar la función de barrera de la piel, alterando el manto ácido. Con esta limpieza repetitiva dos veces al día, la piel no tiene tiempo de repararse a sí misma ante estas reacciones adversas.

¿La solución? Es muy importante utilizar el limpiador adecuado para tu tipo de piel, independientemente de si se trata de una doble limpieza o no, porque cuando se repara la barrera superficial, se resuelve la sensibilidad. Entra en este artículo si quieres saber nuestra experiencia sobre el agua micelar del mercadona.