Consejos para cuidar el contorno de los ojos

cuidar contorno ojosA medida que envejecemos, parece imposible no notar cómo nuestra felicidad, nuestra tristeza, nuestras tensiones y nuestro estilo de vida comienzan a pasarnos factura dejando una huella en el contorno de los ojos.

Esta parte de piel es delicada y muy delgada ¡no sabes cuánto! El contorno del ojo tiene un espesor de 0,05 mm en comparación con 1 mm en el resto de la cara. Esto significa que es menos resistente y rápidamente revela los signos del cansancio, el estrés y una falta de cuidado.

En muchas ocasiones, no cuidamos lo suficiente esta área tan frágil debido a la ignorancia de todas estas cuestiones, ¡así que ya no tienes excusa! Empieza desde hoy mismo a cuidar tu contorno de ojos.

Estos son algunos consejos que te ayudará a hacer que esta zona sea perfecta.

Los problemas del contorno de los ojos

Los ojos son órganos exigentes que necesitan hidratación constante. Por eso parpadeamos aproximadamente cada 10 segundos (o la friolera de 10.000 veces al día).

La piel del párpado es tres veces más fina que la del resto de la cara, está situado en un marco que es muy bajo en fibras de colágeno y elastina, y la delicadeza de la zona de los ojos la hace vulnerable a los daños, la sequedad y los primeros signos de envejecimiento por la falta de colágeno, elastina y células grasas.

La flacidez en el contorno de los ojos es, a menudo, el primer signo de envejecimiento. Con el tiempo (y el movimiento constante del párpado), la producción de colágeno y elastina disminuye. La carne se vuelve menos firme, resultando en una piel flácida, particularmente debajo del párpado inferior.

Y la flacidez no es el único signo de envejecimiento: las líneas finas y las patas de gallo aparecen en el ángulo exterior del ojo.

Aunque las ojeras pueden se causa de la genética, la estructura ósea, las alergias o el daño causado por el sol, generalmente es nuestro estilo de vida ocupado el que causa este problema tan común. Un día largo y estresante, trabajar hasta tarde delante del ordenador, el sueño interrumpido, demasiada cafeína, etc.

El paso del tiempo tampoco ayuda: con la edad, la piel tiende a caerse, acentuando la aparición de sombras. Las ojeras y la hinchazón empeoran por la fatiga, la deshidratación, y los factores del estilo de vida como el tabaco, el alcohol y una dieta deficiente.

Cómo cuidar el contorno de los ojos

Esta delicada área es difícil de tratar ¡lenta y suavemente son las palabras clave que debes recordar!

Limpieza correcta

La limpieza de la piel es esencial; incluso si no te has maquillado, al final del día debes lavar tu piel, incluida la zona alrededor de los ojos. Pero no sirve que te laves con cualquier jabón que encuentres en el baño.

Elige un producto suave, como el agua micelar, que disuelve la suciedad y el maquillaje y tiene un efecto descongestionante y calmante.

tratamiento ojosUna buena hidratación

La zona de los ojos se reseca rápidamente por la falta de células grasas, colágeno y elastina, por lo que necesita hidratación día y noche; pero también es extremadamente sensible, así que elige productos que no irriten.

Para retrasar los signos de envejecimiento, aplica un tratamiento específico para el contorno de ojos para hidratar y rellenar la piel, así como para prevenir las arrugas por la falta de hidratación.

Procura que contenga glicerina, vitamina B5 (pantenol), ácido hialurónico o agua termal. Hidratan al mismo tiempo que suavizan las líneas finas y las arrugas.

Comienza con una crema hidratante para el contorno de ojos lo antes que puedas, pero recuerda, nunca es demasiado tarde.

Consejo de experto: A menudo es más fácil decirlo que hacerlo, pero, mientras estás en el trabajo o en casa durante el día, mantenerse hidratado hará maravillas, no sólo para la piel alrededor de los ojos, sino también para el bienestar en general. Trata de tomar sólo un café al día (sin leche, si es posible) y asegúrate de beber dos litros de agua al día.

Masajea la zona

masaje ojosRealizar un suave masaje en la piel estimulará la microcirculación y drenará los líquidos acumulados, lo que a su vez contrarrestará la hinchazón y la aparición de ojeras.

Es por eso que existen productos masajeadores de ojos que sirven específicamente a ese propósito; incluso ahora los contornos de ojos incluyen un aplicador con un lado curvo para tratar los surcos causados por las ojeras y un lado plano para masajear y descongestionar las bolsas.

Los aplicadores de metal proporcionan un masaje estimulante en todo el contorno de ojos. Sus puntas frías aumentan el flujo sanguíneo, lo que a su vez previene la flacidez y permite que los ingredientes activos penetren fácilmente en la piel.

¿No tienes un masajeador de ojos ni un aplicador de metal? ¡Utiliza una cuchara! Pon la cuchara en el congelador por unos minutos, retírala y aplícala debajo del área de los ojos. Se pueden lograr resultados sorprendentes y rápidos. Sea como sea, trata la zona con mucha delicadeza.

Trata los problemas con productos específicos

Debido a su complejidad, la piel que recubre al ojo necesita un tratamiento especialmente diseñado para esta zona, y con los ingredientes necesarios para solucionar los problemas que puede presentar. Estas son las mejores opciones que hay actualmente en el mercado para el cuidado de los ojos.

Si tu problema son las arrugas (particularmente a lo largo del párpado inferior) producidas por la disminución de los niveles de colágeno y elastina, las cremas para el contorno de ojos con ingredientes activos antienvejecimiento, como antioxidantes, polifenoles y flavonoides, pueden combatir los radicales libres responsables del envejecimiento prematuro de la piel.

La piel caída y las líneas de expresión profundas serán reemplazadas por una apariencia más firme y juvenil.

Si te preocupan las ojeras y la hinchazón debido al debilitamiento del flujo sanguíneo y el drenaje linfático, un tratamiento antifatiga para el contorno de los ojos puede reducir estos signos. Las cremas que contienen hamamelis, cafeína o arnica, ingredientes que estimulan la circulación, reducirán las ojeras oscuras.

En cuanto a las texturas de los tratamientos, las empresas de cosmética han hecho un buen trabajo. Bálsamos ultra hidratantes, cremas calmantes, geles descongestionantes, sueros ligeros, mascarillas nocturnas…. ¡Algo para todos los gustos y edades!

Utiliza solo la cantidad necesaria

Lo bueno, en su justa medida. La piel alrededor de los ojos absorberá los productos que le apliques hasta llegar a un tope. Una vez que lo sobrepases esta área se verá hinchada.

Evita que suceda esto usando sólo la cantidad equivalente a un grano de arroz para cada ojo. Si es demasiado, reduce la cantidad la próxima vez y elimina el exceso con un pañuelo.

aplicacion contornoSe delicado y suave en la aplicación

La aplicación correcta de la crema es el arma secreta para que surta los mejores efectos y se eviten más daños. Si consideramos que la piel de nuestra cara es como una hoja de papel, la piel alrededor de nuestros ojos es como una tela, así que el tacto sensible y el cuidado es una necesidad.

La forma de aplicación ideal es dando suaves toquecitos alrededor del contorno de los ojos, trabajando suavemente desde el interior de la ceja hacia afuera, alrededor y debajo del ojo.

Esto no sólo ayuda a estimular el drenaje linfático, sino que también presiona ligeramente la fórmula en la piel sin necesidad de arrastrar los dedos sobre el área, lo que significa que la fina piel alrededor de los ojos permanece protegida, suave y libre de líneas profundas.

Reduce el tiempo que pasas con las pantallas

Cuanto más tiempo pasamos mirando las pantallas iluminadas con luz azul, menos veces parpadeamos y nuestros ojos se vuelven más cansados, secos y sensibles. Reduce el tiempo que pasas mirando las pantallas, ya sea del ordenador del trabajo, o de las tabletas y teléfonos en casa.

Y contrarresta los efectos utilizando una loción calmante para el contorno de ojos dejándolo actuar durante cinco minutos para relajar los músculos, calmar la hinchazón y revitalizar la piel en general.

Consejo de experto: Empieza a pensar en dormir al menos una hora antes de acostarte. Evita ver la televisión o usar el teléfono y deja que tu mente se relaje naturalmente, se calme y entre en un estado de relajación. Si te resulta difícil relajarte debido a que tienes demasiada energía, intenta hacer algo de ejercicio temprano por la noche para consumir algo de ese exceso.