Vaporizacion facial para reducir el Acné

Cuando sufres de acné, es desalentador intentar todos y cada uno de los tratamientos que te proponen y no conseguir ningún resultado que consiga repara o mitigar los efectos del acné. Hay exfoliantes que son muy abrasivos y lo único que conseguimos es agravar el aspecto estético aumentando la inflamación y el enrojecimiento con la irritación. Además estos productos luego dejan un aspecto muy deteriorado en nuestra piel, que se manifiesta con un tono estirado y seco, algo muy poco saludable.

El acné afecta a más de 100 millones de personas en el mundo, una afección de la piel con una carta muy variada de manifestación, que va desde unos simples brotes leves de granitos hasta casos más graves y quísticos. El 20% de las personas que sufren acné padecen un tipología lo suficientemente severa como para provocarles cicatrices de por vida. Así que puedes estar seguro de que si, a priori, puede ser frustrante, te voy a dar unos sabios consejos con el objetivo de intentar mejorar tu calidad de vida, haciendo que te sientas mejor contigo misma.

Hay centenares de productos anti-acné en el mercado, pero la mayor parte de estos se centran en mitigar los síntomas del acné, tales como producción excesiva de grasa, inflamación y espinillas, obviando el enfoque más natural, que es intentar mejorar la salud de la piel. Si consiguiéramos darle a nuestra piel los ingredientes que necesita para regenerarse de forma saludable, evitaríamos muchos problemas de acné.

Aquí es donde entra en juego las saunas faciales. El vapor facial aumenta tu circulación sanguínea, mejora la generación de enzimas a nivel celular incluso en la superficie de nuestra piel, dando un resultado de piel clara, con  mejor capacidad para ofrecer resistencia a los puntos negros. Suena demasiado bueno para ser verdad, pero puede ser extremadamente eficaz en el equilibrio dermatológico de tu piel y en la salud general de nuestra tez.

¿Cómo puede un vaporizador facial mejorar el Acné?

efectos de sauna facial sobre el rostro

Imprimir vapor sobre la cara no es, ciertamente, un concepto exclusivamente moderno. La idea se remonta a la época romana. Los romanos fueron los primeros en utilizar el vapor como método terapéutico y de ellos nace la costumbre de inclinarse sobre una olla o cuenco con agua muy caliente, tapando con una toalla nuestra cabeza y la olla. Pero en la actualidad existen unos dispositivos llamados saunas faciales que nos permiten disfrutar de los beneficios del vapor facial de una forma muy cómoda e incluso más beneficiosa.

  • Mejoran la circulación: las saunas faciales calientan la piel, que se traduce en una mayor acción celular de la piel. Estas reacciones incluyen la relajación de los poros, la dilatación de los vasos sanguíneos, que a su vez baja la presión arterial, y promueve la sudoración de los poros. Estas reacciones son parte de la función natural de tu cuerpo llamada termorregulación. La termorregulación es la forma natural de tu cuerpo para mantener una temperatura constante.

  • Células de la piel saludables: mejorando su circulación y eficiencia del flujo sanguíneo a tu piel, la vaporización facial mejora las tasas de oxígeno y nutrientes en nuestras células, y los productos de desecho son rápidamente, lo cual a su vez mejora la salud de tu piel. Con el aporte de nutrientes adicionales y oxigeno conseguimos que las células trabajen de una forma optimizada y eficientemente. La eliminación eficiente de toxinas previene la acumulación de grasa y células perjudiciales para la salud de nuestra piel. Toda esta combinación se traduce en una piel más resistente capaz de combatir las bacterias, que favorecen la aparición de brotes de acné.

  • Limpia las obstrucciones de los poros: otra respuesta que tiene tu piel a medida que te vaporizas la cara, es que los poros se relajan y se abren. El vapor también promoverá el sudor de tus poros, consiguiendo ablandar la zona afectada y expulsando la suciedad que obstruye el poro. El vapor ablandará las obstrucciones, así que incluso si no salen por su propia voluntad, serán más fáciles de eliminar realizando, nosotros mismos, la presión sobre el poro. Una vez que tus poros están limpios, puedes advertir visualmente que también que tienen un tamaño más reducido y cicatrizado (porque nada los mantiene abiertos). Esto significa que tus poro a partir de ahora son menos sensibles, y además es más difícil que sean ¡obstruidos de nuevo! Después de aplicar vapor sobre tu cara es un momento perfecto para tratar tu cara con microdermoabrasión para obtener grandes resultados.

  • Mejora los resultados de cualquier tratamiento facial: debido a que el vapor aumenta tu circulación y el volumen de reacciones celulares, comprobarás que los tratamientos o uso de productos tópicos que apliques sobre tu piel tendrán mejores resultados que antes de realizar una vaporización facial. Los tratamientos pueden actuar de una forma más activa ya que el tener la piel limpia les permite aumentar su campo de acción, y se metabolizan más rápidamente. Por lo tanto, después de utilizar la sauna facial es un buen momento para aplicarnos una mascarilla o tónico.

  • Aromaterapia: algunas saunas faciales, están diseñados para la aromaterapia. Esto significa que tendrán un compartimento dedicado a la adición de aceites esenciales e incluso fruta fresca que podemos cortar en trocitos pequeños. Además del efecto relajación que imprime la aromaterapia, el vapor ayuda a que estos aceites esenciales pueden penetrar más profundamente en tu piel de lo que lo haría una simple aplicación tópico, consiguiendo que sus principios activos sean más eficaces. Por ejemplo, puedes añadir, aceite de árbol de té, que es conocido por sus propiedades antisépticas y antivirales.

  • Hidratación: la vaporización facial usando el método tradicional de una olla de agua y una toalla no tendrá el mismo éxito, esta diferencia se consolida, básicamente, en el tipo de vapor que se genera. Los dispositivos de vapor facial generan un nano-vapor que hidrata de una forma más eficaz nuestra piel. Este nano-vapor, crea unas partículas más pequeñas que las que forma el vapor regular, y por este motivo es capaz de penetrar más activamente. Esta característica ofrece una mejor hidratación de la piel y una reducción de los signos envejecimiento

Como usted puede ver, hay muchas ventajas a la hora de aplicar vapor sobre nuestra cara, y puede ser extremadamente eficaz en la reducción y la prevención del acné. Es una manera totalmente natural de limpiar profundamente tu piel y no requiere de productos químicos agresivos que pueden hacer más mal que bien, además ¡Tampoco necesitas mucho tiempo!. Los vaporizadores faciales de hoy día alcanzan la temperatura ideal muy rápidamente, y las sesiones no tardan mucho. Es conveniente aplicar vapor sobre el rostro un mínimo de tiempo de aproximadamente cinco minutos para conseguir muchos de los beneficios que aporta, pero no excederse más de veinte minutos.

La sauna facial es un tratamiento adecuado para casi todos los tipos de piel, incluso para casos de piel sensible. Obtendrás mejores resultados si mantienes una regularidad, pero siempre sin excederse. Un par de veces a la semana es un buen ritmo para empezar y, después de cada sesión, intentar mantener un mínimo cuidado de la piel.

¿Cómo aplicar el vapor para el acné?

combate el acne con vapor

  • Primero, limpia tu cara con un limpiador suave. Esto es porque te interesa mantener la superficie de tu piel bien limpia para que cuando tus poros empiecen a sudar no haya bacterias que se puedan acumular y neutralicen los efectos reparadores de la sesión.
  • Siéntate, relájate y vaporiza tu cara durante una sesión aproximada de 5 a 20 minutos.
  • Aplícate una mascarilla limpiadora como la arcilla de bentonita o una que tenga aceite de árbol de té y déjala secar.
  • Aclara tu cara con agua abundante y fría para cerrar los poros de forma natural. Si tu vaporizador permite graduar la temperatura puedes, alternativamente, realizar una sesión de vapor frío.
  • Seca tu cara con una toalla limpia y aplícate una crema hidratante no-comodogénica.

Podría notar que después de las primeras sesiones tu piel no tiene un aspecto tan saludable como el que te gustaría, es muy normal que la piel experimente este empeoramiento antes de empezar a mostrarse rejuvenecida y saludable. Esto es debido, principalmente, a que en los inicios del tratamiento las células hacen un sobresfuerzo para expulsar toxinas y bacterias, pero una vez las células vuelven a su ritmo de trabajo normal, los efectos son magníficos y no tardarás en tener la piel clara y rejuvenecida que buscabas.

Conclusión

En general, podemos decir que el uso de un vaporizador facial es una de las mejores maneras de limpiar naturalmente nuestra piel. No requiere sustancias químicas abrasivas, por lo que es altamente aconsejado para pieles sensibles y mejora la salud, en todos los aspectos de la piel (sin contraindicaciones).