Cómo aplicar vapor facial

aprende a utilizar una sauna facialDurante años, el uso de una sauna facial estaba exclusivamente reservado para los spas y gimnasios. La tecnología ha avanzado a pasos agigantados y ahora puedes disfrutar de los beneficios del vapor en tu propia casa, a un precio muy asequible.

En el pasado, una forma muy común de imprimir vapor en la cara, era utilizar una olla de agua casi hirviendo y ponerte una toalla sobre la cabeza. Hoy día eso puede seguir funcionando bien, pero existe una manera mucho más eficaz y beneficiosa para vaporizar tu cara utilizando un vaporizador facial.

Las suanas faciales portables son silenciosas y fáciles de utilizar, están diseñadas para producir un nano-vapor muy fino, que aporta muchas más ventajas a tu piel que el vapor convencional. Este nano-vapor es ideal  para la aromaterapia y algunos dispositivos podemos regular la temperatura del vapor de fresco a caliente, dándole a la piel d etu cara un plus de protección y la relajación.

Vamos a comentar los métodos de vaporización facial, y después escoge el que más se ajuste a tus necesidades!

Pero antes déjame hacerte una pregunta, ¿por qué deberías utilizar la vaporización facial? El vapor facial tiene muchos usos, vamos a ver los más importantes:

  • Relajación
  • Drenar los senos paranasales (previene eficazmente la sinusitis)
  • Suaviza la piel
  • Abre los poros dela piel para eliminar puntos negros
  • Actua como exfoliante
  • Mejora la circulación sanguínea de los capilares faciales
  • Baja la presión arterial
  • Hidrata la piel
  • Promueve la producción de colágeno

Cómo utilizar la sauna facial

Usar un vaporizador facial es muy sencillo. Los modelos varían ligeramente tanto en diseño como en algunas características y antes de utilizar es importante asegurarse de que se han leído completamente las instrucciones de uso.

Solo tienes que seguir los consejos que te menciono en esta guía y aprenderás a sacarle el máximo provecho a tu vaporizador

La seguridad es lo primero: es importante saber si su vaporizador tiene una función de desconexión automática para cuando el nivel del agua se agota. De lo contrario, deberá ajustar un temporizador para saber cuándo apagarlo para evitar que se quede sin agua.

Pon en marcha tu vaporizador

Si eres un amante de la aromaterapia y sus beneficios, puedes ahora agregar algunas gotas del aceite esencial, de  alguna fragancia herbal o frutal. Añade solo aceites esenciales u otros productos si tu sauna facial está específicamente diseñado para la aromaterapia. De lo contrario, te arriesgarás a dañar tu vaporizador.

Una vez que esté preparado, asegúrate de que las aperturas estén cerradas. Coloca tu vaporizador en una posición donde puedas sentarte cómodamente durante placentero rato, evita posturas corbadas.

Prepara tu piel

Una vez que esté preparado, asegúrate de que las aperturas estén cerradas. Coloca tu vaporizador en una posición donde puedas sentarte cómodamente durante placentero rato, evita posturas corbadas.

Antes de usar tu vaporizador, limpia tu piel con un limpiador o exfoliante suavemente. Esto eliminará los residuos de maquillaje y otros productos cosméticos. Asegúrate de que no quede ningún rastro de suciedad en la piel, debemos asegurarnos de que el vapor abra los poros con la piel totalmente limpia para garantizarnos su total eficacia.

Siéntate de una forma confortable

Una vez has limpiado tu cara correctamente, es hora de ponerte cómodo. Siéntate en una posición relajada, delante del vaporizador. Las instrucciones del dispositivo facial te aconsejarán qué distancia debes dejar desde tu rostro hasta la boquilla, generalmente, suele ser unos pocos centímetros.

Enciendelo…siéntate y relájate

Ya puedes encender tu sauna facial, relájate y disfruta, tranquilamente, del vapor y los olores apacibles si has decidido aromatizar el vapor. Las sesiones de vapor, idealmente, duran entre 5 y 20 minutos, pero también puedes consultar personalmente a un dermatólogo o terapeuta para saber qué es lo mejor para tu piel.

Limpieza de puntos negros

Es aconsejable no exprimir los puntos negros de los poros, no obstante, si tienes los utensilios convenientes y correctamente esterilizados puedes hacerlo, prestando mucho cuidado en no dañar la piel. El mejor momento para hacerlo es cuando los poros están abiertos después de la aplicación del vapor. Asegúrate de limpiarte bien las manos y los utensilios, inmediatamente antes y después de usarlas

Personalmente recomiendo no presionar los poros ya que puede causar cicatrices e infecciones. En su lugar, recomendamos dejar que los poros se limpien de forma natural, dejando que sea el vapor el que vaya realizando el trabajo de limpieza de nuestros puntos negro.

Aplicar un producto

Después de que la sesión de vapor haya finalizado, tu piel se torna más receptiva a los productos tópicos y potencia el efecto del producto sobre la piel. Por lo tanto, es el momento perfecto para aclararnos la cara con agua, secarla bien con una toalla y aplicarnos una mascarilla facial. Aplícate suavemente la mascarilla con los dedos y déjala sobre tu rostro el tiempo que especifique el fabricante de la mascarilla, posteriormente aclárate la cara con agua.

Vapor frío

Algunos dispositivos de vapor facial tienen una opción de suministrar vapor frío, que es una gran manera de cerrar los poros y de proteger la función de limpieza que el vaporizador a ejercido sobre nuestra piel. Configura la temperatura de la sauna facial según la función que necesites, tal y como te he explicado.

Hidratar

Después de la sesión de vapor (caliente + frío), vuelve a secarte la cara y aplica una crema hidratante no-comodogénica. Este tipo de cremas no obstruirán los poros y garantizarán el efecto de nuestro vaporizador. Sin embargo, puedes utilizar cualquier crema hidratante, ya sea anti-acné o anti-envejecimiento, cualquiera que elijas te brindará mejores resultados que cuando te la aplicabas sin haber utilizado tu sauna facial.

Si tu vaporizador no tiene la opción de vapor frío, puedes buscar un efecto similar aclarándote la cara con agua limpia y fría.

Limpieza de la sauna facial

Cuando acabes, apaga el vaporizador de su toma de corriente, desenchúfalo y déjalo enfriar. Pueden tardar un ratito en enfriarse, una vez se haya enfriado, vacía el depósito y enjuágalo. Si usted tiene un depósito para los aromas, retírelo, vacíalo también y límpialo con un poco de jabón para platos. Puedes limpiar todo el vaporizador con desinfectante – incluyendo la boquilla, las juntas de goma y los depósitos.

Algunos vaporizadores se pueden limpiar con vinagre blanco para desmineralizarlos, pero antes de eso, revisa siempre sus instrucciones y sigue las pautas del fabricante sobre cómo limpiar profundamente y desmineralizar tu vaporizador.

Después de haber limpiado tu sauna facial, deja que se seque completamente al aire antes de cerrarlo y guardarlo. Esto evitará la acumulación de moho y mantendrá la higiene del dispositivo hasta su próxima sesión.

Cómo improvisar un vaporizador facial casero

Un cuenco o bol con agua

vaporizador caseroPuedes calentar el agua en una tetera o en una olla. Espera a que el agua llegue a su punto de ebullición y luego apaga la fuente de calor. Te será mucho más práctico y fácil vertir el agua sobre el bol si la calientas en una tetera.

Mientras que estás hirviendo el agua, puedes ir lavándote la cara con un limpiador o un exfoliante suavemente, para quitar cualquier residuo de suciedad o de maquillaje de haya sobre tus poros. A continuación, puedes aclararte la cara y secartela con una toalla limpia.

Vierte el agua

Una vez el agua está hirviendo coloca una cubeta o bol resistente al calor, como cerámica o vidrio, sobre una esterilla resistente al calor y vierte el agua sobre ella. Evita la utilización de recipientes de plástico para esto, ya que el plástico puede expeler productos químicos nocivos al entrar en contacto con el agua hirviendo.

Agrega alguna esencia

No tienes que agregar esencias obligatoriamente, pero si lo haces te beneficias de un tratamiento facial 2 en 1, y ciertos aceites y hierbas pueden beneficiar a tu sistema respiratorio y tu piel. Puedes agregar algunas gotas de aceite esencial al agua, incluso adicionar algunas hierbas como la albahaca o la lavanda. ¡Incluso puedes poner alguna bolsita de té en el agua!

¡ Asegurate de no agregar el aceite o la hierba cuando el agua está hirviendo porque el aroma se acabará evaporando!

Échale vapor a tu cara

Coloca una toalla sobre tu cabeza e inclínate sobre el agua. La toalla que elijas debe ser lo suficientemente grande como para cubrir tu cabeza y el agua, es la única manera de conseguir atrapar todo el vapor. Debes sentarte de una forma que estés suficientemente cerca del vapor como para sentir la neblina sobre tu rostro, pero no tan cerca como para quemarte.

Es aconsejable que las sesiones con los vaporizadores faciales caseros se extiendan un mínimo de 5 minutos para conseguir los efectos deseados y, sobretodo, no prolongarlas más de 20 minutos, pues podríamos correr el riesgo de sufrir algún daño.

Aplicar una mascarilla

Como comenté anteriormente, el vapor favorece los efectos de los tópicos qu eaplicamos sobre nuestra piel. Después de someterte a la sesión de vapor, aclárate la cara con un poco de agua fría para cerrar los poros abiertos, sécate la cara con una toalll limpia y luego aplica la mascarilla facial.

Hidratar

Por último, hidrata tu piel. Elija una loción no comedogénica que no obstruya sus poros y dañe la piel y asegúrate de que tus manos están bien limpias antes de aplicarla. ¡ ahora seguro que te sientes estupendamente relajada, renovada y totalmente rejuvenecida!

Cómo añadir esencias a tu sauna facial

aromas para tu vaporizador facialNo todos los vaporizadores están adaptados a la aplicación de aromas. No debes agregarlo directamente al depósito ya que esto puede afectar la temperatura de ebullición y causar algún daño a tu dispositivo. La mayor parte de los vaporizadores que están preparados para la aromaterapia tienen un pequeño compartimento diseñado especialmente para añadir la esencia. El formato del aroma puede ser desde un simple aceite o extracto de hierva hasta un trozo de fruta fresca.

Puedes cortar un trozo de fruta y ponerlo directamente en el compartimento, sin rebosarlo, y asegúrate de limpiarlo a fondo después de su uso. Igualmente puedes hacer con los aceites y esencias, puedes agregar unas gotas directamente en el compartimento, o alternativamente, puedes poner unas gotitas sobre una bola de algodón y agregarla al compartimento.

No todas las saunas faciale sincluyen la posibilidad de añadirle esencias y aceites medicinales. Por esta razón, asegúrate antes de comprar una de las características de cada sauna. Puedes echar un vistazo a nuestra revisión de los mejores vaporizadores faciales que más exito están teniendo.

¿Qué esencias debo elegir?

Hay una gran diversidad de aceites, esencias y hierbas que puedes agregar a tus sesiones de vapor y, cada uno de ellos, aporta diferentes beneficios para reparar o mitigar afecciones de la piel o de la salud. Aquí te voy a dar algunas ideas de aromaterapia que te pueden ayudar:

  • Eliminación bloqueados nasales (sinusitis): aceites esenciales de mentol, eucalipto o alcanfor y hojas de menta.
  • Reducción de la ansiedad y el estrés: la bergamota y aceites de sándalo son muy relajantes, también se puede añadir flores de lavanda o té de manzanilla.
  • Ayuda a conciliar el sueño: los aceites de lavanda y pachuli son muy buenos por la noche, así como la raíz de valeriana o la manzanilla.
  • Mitigación del acné: el árbol del té y los aceites de la baya del enebro tienen características antibacterianas naturales. También puede agregar hojas de albahaca o salvia sclarea.

Conclusión

Ahora ya sabes lo que tienes que hacer para conseguir una piel clara, de aspecto juvenil con un tono relajado y duradero. ¡Te convertirás es una adicta de las saunas faciales después de su primer uso!. Una de las ventajas del vapor facial es que es muy práctico y su tratamiento es poco laborioso y, por ende, es relativamente fácil adaptarlo a nuestra rutina diaria. Así que sácale el máximo provecho a tu piel, con las sesiones de vapor.