Las principales diferencias entre serum y crema

diferencias serum crema¿Serum o crema? Si eres una adepta del cuidado del cutis y los respectivos tratamientos para mantenerlo siempre en óptimas condiciones, puede que ya sepas que ambos cosméticos no son lo mismo.

Sin embargo, aunque te consideres una admiradora nata del culto al rostro, puede que no sepas las principales singularidades que existen entre los dos cosméticos en cuestión.

Y es qué es normal confundirse, dado que tanto la crema como el serum son los aliados perfectos para combatir la sequedad y la deshidratación de las células cutáneas, así como las indeseadas arrugas del cuello, el escote y la cara.

Hoy en día y gracias a internet, tenemos a nuestro alcance tanta información (a veces, incluso demasiada) hasta el punto de acarrear una saturación, es decir, lo que conlleva a la desinformación, creando varias dudas al respecto.

Pero ¡qué no cunda el pánico! Si titubeas en tu elección, has llegado al sitio ideal.

Te explicamos la diferencia entre el serum y la crema, además de ponerte al día sobre qué es cada producto y su función en la tez, aparte de brindarte la respuesta a la pregunta ¿Cuál de los dos debo usar?

Sigue leyendo y halla las respuestas a tus dudas, a continuación.

¿Qué es un serum facial y para qué sirve?

Los serums faciales, también denominados sueros, son muy célebres por sus activos beneficiosos presentes en altas concentraciones en su formulación, los cuales son muy eficaces penetrando en lo más hondo de todas las capas de la piel y proporcionando hidratación y nutrición, sin olvidar que asimismo la reparan en intensidad.

Las fórmulas de cada serum, se elaboran en base a las necesidades de cada tipo de dermis y de los resultados que estemos buscando.

mejor serum antiedadPor ello, según el tipo que nos apliquemos podremos tratar distintas condiciones, desde combatir los signos de la edad, deshacernos del acné, hasta aportar luminosidad y firmeza al rostro, entre otros muchos lucros.

La ventaja es que es completamente factible la aplicación de más de un suero a la vez, lo que adapta el tratamiento en función de los requisitos de cada persona.

Así que es primordial que hagas tu elección teniendo en cuenta el estado de tu piel, aparte de fijarte en otros datos muy importantes para que tu experiencia con este producto esté exenta de quejas: envase, textura, ingredientes de su composición, relación calidad-precio, etc.

¿Cómo se aplica?

La aplicación del serum es sencilla y no supone contratiempo alguno.

Basta con esparcir la sustancia con las yemas de los dedos, dando masajes circulares por toda la zona de la tez, el cuello y el escote hasta su completa absorción.

Después de aplicarlo y cerciorándote de que la dermis está totalmente seca, ya puedes aplicar una crema hidratante y/o antiarrugas que te ayudarán a fijar los componentes activos de éste.

Este producto no ha sido diseñado para sustituir una crema, sino para potenciar sus efectos y que penetren mejor en lo más profundo de las capas de la epidermis, no obstante, puede servir perfectamente como base antes de aplicar el maquillaje.

Se recomienda aplicar dos veces al día, una por la noche antes de ir a dormir y otra por la mañana tras levantarte.

De esta manera y con constancia, los resultados que obtengas serán más rápidos y notorios.

Recuerda tener el rostro siempre limpio y seco antes de dar paso al suero. Se aconseja utilizarlo después del limpiador en tu rutina del cuidado facial diario.

Te recomendamos: Cómo hacer un serum facial en casa

¿Qué es una crema facial y que utilidades tiene?

Por otro lado, la crema, también llamada pomada, es un término que se usa para denominar diferentes clases de cosméticos, desde la convencional crema hidratante, utilizada para aportar hidratación y proteger la piel del rostro de los agentes externos, hasta las nutritivas, las anti-manchas, las antiarrugas y antienvejecimiento, entre otras varias.

Pese a que las composiciones de todas ellas puedan ser diferentes, la finalidad siempre es muy similar, o lo que es lo mismo, las cremas nutren el tejido celular, alimentándolo con agua y lípidos.

cremasA raíz de las pomadas, nuestra cara se mantiene aterciopelada, luminosa, firme y elástica.

Su característica principal más destacada es que normalmente contiene factor de protección solar y protege la piel de los rayos del sol, ya que es el factor desencadenante más habitual del envejecimiento prematuro.

Modo de empleo

Al igual que el serum, es esencial que adquieras una crema compatible con tu tipo de epidermis.

Por ejemplo, deberás prestar atención de no añadir más aceite de la cuenta si tu rostro es graso y proclive al acné.

Aparte de evitar los productos con secantes en su composición, con más ahínco si posees una tez seca, deshidratada o desvitalizada.

Por lo general, su aplicación se lleva a cabo justo después que el suero se haya absorbido por el cutis y antes del protector solar, dos veces al día.

Se aplica de manera fácil y sin complicaciones, masajeando la superficie del rostro, cuello y escote, hasta que se haya absorbido completamente.

Diferencias principales entre el sérum y la crema

Ahora que ya sabes de qué se trata cada producto, podemos comenzar analizando sus desigualdades más destacadas:

  • Textura. La primera diferencia evidente es la textura de ambos cosméticos. Por su parte, el suero es más fluido y ligero, puesto que está elaborado para que se absorba al instante. Sin embargo, la crema acostumbra a ser más untuosa y, por lo tanto, su absorción no es tan rápida.
  • Envase. Normalmente, se necesita menos cantidad de suero que de crema y si tenemos en cuenta las diferentes texturas, es por eso por lo que sus envases suelen comercializarse en formatos distintos. Es más común encontrar frascos más pequeños del serum, muchas veces con cuentagotas o dosificador. En cambio, las pomadas frecuentemente se venden en tarro y/o formatos con más capacidad, es decir, más grandes.
  • Composición. A raíz de sus ingredientes, los sueros penetran en lo más hondo de la piel, gracias a la acción de sus principios activos. A diferencia de las cremas que se quedan en la parte más superficial, es decir, en la superficie del rostro ejerciendo de barrera protectora. A la par, a la hora de elegir un serum, no sólo deberemos fijarnos en nuestro tipo de piel, sino que también tendremos que percatarnos de los resultados de los activos para conseguir los lucros deseados, ya sean combatir las arrugas, proporcionar una nutrición extra, tratar el acné y/o acabar con las manchas pigmentarias, etc.
  • Precio. Es habitual encontrar diferencias notables entre ambos productos en el precio, principalmente el suero suele ser más caro, debido a sus compuestos activos. Pese a ello, al necesitarse menor cantidad porque cunde más debido a su textura, acostumbran a durar más tiempo.
  • Objetivo. La finalidad del suero es nutrir en intensidad y reparar la piel en profundidad, dejando la tez lista para posteriores tratamientos. La función de la pomada consiste en hidratar y proteger la dermis de la contaminación, los rayos solares, los cambios excesivos de temperatura etc.

¿Cuál de los dos es mejor?

Después de haber leído el anterior análisis de las distintas diferencias entre el serum y la crema, seguro que habrás llegado a la misma conclusión que nosotros: ambos son perfectamente compatibles y complementarios.

Así que no deberás elegir únicamente uno de ellos, ya que lo idóneo es complementar los dos productos.

Lo mejor es aplicar primero el serum con la cara impoluta y seguidamente la crema, así tu rutina de belleza será satisfactoria y protegerás tu cutis al máximo, proporcionándole los mimos y cuidados que se merece.

Tienes que probar: Serum Antiage de Nezeni Cosmetics

Si lo deseas, en la primera aplicación del día, puedes aplicar un protector solar después (en caso de que la crema no lo contenga) para reforzar dicho cuidado cotidiano de la piel del rostro.

En la noche no será necesario, puesto que no vamos a exponer la epidermis al sol.

Si empleas de forma constante estos dos excelentes cosméticos, pronto apreciarás los buenos resultados en tu tez.

¿No usas el suero o la crema? ¿A qué esperas para hacerte con los dos elixires que se complementan a la perfección?

También te interesará: