Descubre todo lo que necesitas saber sobre el colágeno para la piel

colagenoEl cuerpo humano está compuesto, sobre todo, de agua y proteínas. De estas últimas, la que se encuentra en una mayor proporción es el colágeno. Lo tenemos en la piel, los huesos, los músculos, la dentadura, el pelo, las articulaciones… Es decir, por todas partes.

Si nuestro organismo no produjese esta sustancia, no podríamos ni siquiera mantenernos en pie. Pero en este artículo vamos a centrarnos en el colágeno de la piel.

Al igual que en el resto del cuerpo, dicha proteína es la que se ocupa de que los tejidos permanezcan unidos. Viene a ser como una especie de cemento que lo mantiene todo en su sitio.

¿Qué ocurriría con una casa a la que le quitamos el cemento? Seguro que acabaría derrumbándose. Pues con nuestra piel ocurre lo mismo.

Cuando somos jóvenes, el cuerpo produce suficiente colágeno como para mantenerla elástica, flexible, lisa y tersa. Sin arrugas ni zonas descolgadas.

El problema es que con el paso de los años la producción va bajando más y más. Se calcula que perdemos un 1% de esta proteína cada año después de cumplir los 21.

Al llegar a los 40 años, la producción es un 50% menor que durante la adolescencia. Las consecuencias son las que todos conocemos: líneas de expresión que se quedan marcadas para siempre, patas de gallo, arrugas, manchas, óvalo facial caído, etc.

Propiedades del colágeno para la piel

Dicho esto, parece claro que esta proteína tiene numerosos beneficios. A nivel general, previene el desgaste de huesos y articulaciones, mantiene la vista en buen estado, cuida la dentadura y estimula la circulación.

En el caso concreto de la piel, una síntesis adecuada de colágeno puede hacernos parecer más jóvenes. ¿Por qué?

  • Porque, como ya hemos dicho, actúa de pegamento para los tejidos. Mientras todo esté unido, apenas saldrán arrugas y la tez estará en su sitio. La celulitis y las estrías también se notarán menos.
  • Porque tiene la propiedad de mantener el cutis hidratado y, como consecuencia, saludable.
  • Porque si hay colágeno en las células, seguirá siendo elástica y resistente.
  • Porque hay un aminoácido llamado glicina que favorece el descanso. Y una tez descansada siempre tiene un mejor aspecto.
  • Porque esta proteína protege la tez de las agresiones externas, ya sea la contaminación, el sol o el frío.
  • Porque ayuda a que las heridas cicatricen más rápido.

¿Se puede activar la producción de colágeno?

Ya hemos dicho que la producción de esta proteína se va reduciendo con la edad. Otras posibles causas de ese déficit pueden ser llevar unos hábitos alimenticios malos, fumar o exponerse de forma prolongada a los rayos solares.

¿Se puede revertir esta situación? Siempre es posible tomar medidas para tratar de estimular la producción de esta sustancia o restaurar los niveles óptimos.

Suplementos

Una de las opciones es tomar suplementos de colágeno hidrolizado, que es la única forma en que el organismo puede absorberlo. Este se vende en pastillas o en polvo. Se recomienda, sobre todo, para las personas mayores, los deportistas y las personas veganas.

En caso de recurrir a estos suplementos, siempre es mejor preguntar antes al médico. Ten en cuenta que puede interferir con determinados medicamentos.

Las personas diabéticas y quienes tienen problemas con el estómago o de riñón también deben tener cuidado. No debes superar la dosis diaria recomendada de 10 gramos.

Alimentación

Del mismo modo, debes poner especial atención a lo que comes. ¿En qué alimentos puedes encontrarlo?

  • Verduras y frutas con aporte de vitaminas A y C, como pueden ser las fresas, las naranjas, los frutos rojos, las espinacas, los tomates, el brócoli, el pimiento o las zanahorias.
  • Caldos elaborados con pieles y huesos de origen animal (la cocción tiene que ser larga para que se libere el colágeno).
  • Té verde.
  • Alimentos ricos en azufre (pepinos, apio, cebolla, aceitunas…).
  • Alimentos que aporten ácidos grasos omega 3 (nueces, pescado azul, aceite de oliva, yema de huevo, aguacate…).
  • Leche de soja
  • Queso.
  • Gelatina de origen animal.

Cremas con colágeno

Pero si realmente quieres cuidar tu tez, te recomendamos que pruebes a utilizar una crema con colágeno. Las que son realmente efectivas logran hidratar la tez y restaurar las fibras para mejorar su aspecto. Aquí tienes una selección de las mejores.

Al igual que en los suplementos, su activo principal es el colágeno hidrolizado. Así pueden llegar a las capas más profundas y actuar desde dentro.

Desde hace años se viene debatiendo si estas cremas son capaces de aumentar la síntesis de colágeno. La respuesta está en el peso molecular. Cuando este es bajo, el producto sí puede llegar hasta la dermis, es decir, a la capa más profunda de la piel.

Además, la formulación debe incluir ciertos activos. Vitamina C, centella asiática, péptidos y silicio fomentan la producción de esta proteína. Este es el caso de la crema de Nezeni Cosmetics, echa un vistazo a su análisis.

Otro ingrediente que sí es capaz de aumentar la síntesis de colágeno es el retinol.

Tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día y realizar ejercicio de forma regular también ayuda a producir colágeno para la piel.