Rutina diaria para el cuidado de la piel

rutina cuidado de la piel

Las líneas de expresión y las arrugas son una realidad en nuestra vida cotidiana. Podríamos decir que son la huella de todos los buenos y malos momentos que hemos vivido, un reflejo de experiencias y recuerdos que forman parte de nuestra personalidad, pero esto no significa que nos sintamos cómodas con ellas. La realidad es que no nos hace nada de gracia cuando nuestro cutis facial empieza a ceder ante las dichosas arrugas, no obstante, tarde o temprano todas y todos acabamos siendo víctimas de los signos del envejecimiento.

Son muchos los factores que influyen en el envejecimiento prematuro de nuestra piel, hay estudios que concluyen que el componente genético juega un papel muy importante en el desarrollo de las arrugas, pero el estilo y rutina de vida que llevamos es el factor más determinante en la aparición de las líneas de expresión y las arrugas.

Por lo tanto, nunca es demasiado pronto para empezar a prevenir los signos visibles del envejecimiento – y cuanto antes lo cuides, más fácil será.

¿Cuál es la mejor rutina antiedad?

rutina antiedad para la piel

No podemos luchar contra el paso inexorable del tiempo ni detener nuestro reloj bilógico, pero lo que sí podemos hacer es ofrecer al cuerpo los elementos que necesita para ofrecer resistencia a los signos del envejecimiento y darle a nuestra piel la capacidad para mantener su elasticidad y resplandor propia de la juventud.

La piel es la parte de nuestro cuerpo más expuesta, por lo que tenemos que empezar a cuidar de ella, tanto por dentro como por fuera.

Limpieza de piel

La piel está compuesta por una gran superficie formada por una inmensa cantidad de poros. Los poros acumulan toda la suciedad, grasas e impurezas que se posan sobre la capa más superficial de la dermis y, y como resultado, es muy habitual que se obstruyan formando lo que hoy conocemos como puntos negros. Si no limpiamos toda esta suciedad de los poros estamos creando las condiciones perfectas para que las bacterias proliferen en detrimento de la salud de nuestra piel.

Hay muchas formas de limpieza de cutis, pero la más sencilla, no por ello menos eficaz, es la de lavarnos la cara con un limpiador que no contenga jabón ni aceite. Personalmente, aconsejamos utilizar un limpiador rico en antioxidantes que puedan actuar de forma activa en contra de los radicales libres. A la hora de aplicarlo, lo ideal es masajearnos la cara suavemente con la cara humedecida. Hay mucha gente que le gusta limpiarse la cara con agua y cepillo facial para estimular la circulación sanguínea.

Tonificar la piel regularmente

Son muchos y muchas las que creen que los tónicos solo son útiles para los tratamientos enfocados en la lucha contra el acné, pero desde FundacionconSalud te queremos demostrar que también es muy eficaz en la reducción de las arrugas. Los poros cuando se obstruyen y no se limpian causan una pérdida notable de la vitalidad de nuestra piel, y por ende, facilita la aparición de los signos del envejecimiento.

Los tónicos anti-envejecimiento son menos agresivos para la piel que los diseñados para luchar contra el acné. Elije un tónico sin aceite y sin alcohol y aplícatelo con una toallita de algodón.

Para las personas que tienen la piel muy sensible pueden utilizar el agua fría como tónico. El agua fría tiene un efecto muy similar a los tónicos a la hora de sellar los poros, y podemos aplicarla a modo de enjuagado después de lavárnosla.

También podemos utilizar una sauna facial que tenga la característica de vapor frío para cerrar correctamente los poros.

Utilizar una crema antiarrugas

Hay muchas cremas antiarrugas, todas y cada una con diferentes características, por lo que debemos saber elegir la crema antiedad ideal según nuestro tipo de piel y edad. La principal característica que las cremas antiarrugas proporcionan a nuestra piel es el aporte de humedad y nutrientes que nuestra piel necesita junto con el estímulo de producción natural de colágeno.

Con el nivel adecuado de colágeno nuestra piel tiene la capacidad de rellenar y alisar las finas líneas de expresión y arrugas de nuestra piel, a la vez que previene su formación.

El colágeno es una proteína que forma parte de la composición de muchos tipos de tejidos de nuestro organismo, podemos encontrarlo en nuestra piel, en los huesos y hasta en el pelo. Es una proteína que ofrece a nuestra piel vitalidad, elasticidad y resistencia. A medida que nos hacemos mayores, las células ralentizan la velocidad de producción de colágeno, lo que se traduce en una ligera y progresiva aparición de líneas de expresión y arrugas.

En el mercado encontramos las cremas procolágeno que tienen la función exclusiva de estimular la producción de colágeno. Normalmente este tipo de cremas antiedad contienen ingredientes de origen marino. También suelen ser ricas en antioxidantes como la vitamina E, que reducen los efectos de los radicales libres que provocan la destrucción gradual del colágeno, así como nutrir e hidratar nuestra piel.

Otro de los ingredientes más habituales en este tipo de cremas es el retinol, que es un derivado menos invasivo de un medicamento llamado retinoide. El retinol es un compuesto relacionado con la vitamina A y se encarga de estimular el crecimiento de células nuevas. El retinol actúa activamente sobre las capas más internas de nuestra piel fomentando el relleno de las líneas de expresión.

Las cremas antiedad pueden utilizarse tanto por el día como por la noche. Las cremas de uso diurno suelen incluir un factor de protección solar y las cremas destinadas a la noche suelen incidir más en la hidratación de la piel.

Para elegir la crema antiedad ideal, echa un vistazo a nuestra revisión:

Usar protección solar

El daño solar es una de las causas más comunes de envejecimiento prematuro de la piel y también puede causar cáncer. Al usar protección solar, se reducen enormemente los efectos de los dañinos rayos uva y UVB que causan lesiones a la piel a nivel celular, alterando nuestro ADN e inhibiendo nuestra actividad celular.

Elegir un estilo de vida saludable

Podemos utilizar todos los productos tópicos que encontremos en el mercado, pero si no prestamos cuidado al mantenimiento íntegro a la salud de nuestra piel, nuestra dermis puede que no mejore nunca. Mantener hábitos saludables ayudará a nuestra dermis a permanecer joven, a la misma vez que mejorará nuestra salud y bienestar en general:

  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio con regularidad
  • Dormir mucho
  • Beber abundante agua
  • No beber alcohol
  • Comer muchas frutas y verduras

Rutina diaria para el cuidado de la piel de nuestro cuello y pecho

rutina para el cuidado de la piel del cuello

La mayoría de personas asociamos los signos de envejecimiento de la piel con las arrugas faciales, pero la realidad apunta a que existen otras muchas áreas de nuestro cuerpo que también se resienten del envejecimiento como son el pecho, el cuello y las manos.

Estas zonas se exponen con asiduidad a la luz del sol y no siempre las protegemos con protección solar. No es de extrañar que tanto nuestro cuello, escote y pecho cedan ante los signos del envejecimiento antes que nuestra cara lo haga.

Afortunadamente podemos tratar nuestro cuello, pecho y manos de forma complementaria a los cuidados que realizamos con la salud de nuestra piel facial para prevenir los signos del envejecimiento. Es importante aplicarnos protección solar sobre estas zonas, al igual que debemos exfoliar e hidratar con regularidad durante, al menos, dos veces a la semana. Esto rejuvenece nuestra piel y estimula la circulación sanguínea para potenciar una tez más joven con un resplandor saludable.

También podemos aplicarnos retinol u otra crema facial anti-envejecimiento en el cuello y el pecho. La piel de la zona del pecho y cuello es menos sensible, por este motivo obtendremos un alto grado de tolerancia a la hora de utilizar una crema antiedad.

Las zonas del cuello y el pecho son unas zonas ideales para utilizar otras técnicas rejuvenecedoras como la microdermoabrasión. Hay muchas clínicas y salones de belleza que ofrecen estos servicios, no obstante, si te parecen un poco caros y decides algo más económico, actualmente en los mercados podemos encontrar kits de microdermoabrasión domésticos que permiten disfrutar de esta técnica de una forma económica y cómoda.

Gracias a la microdermoabrasión obtendremos un aumento de los niveles de producción de colágeno y conseguiremos darle a nuestra piel un toque rejuvenecedor.

Rutina para el cuidado de la piel de tus manos

hidratacion de la piel de las manos

Al igual que en nuestro cuello y pecho, las manos es una de las zonas de nuestro cuerpo sobre las que no acostumbramos a aplicar protección solar. Además, las manos es una de las zonas más expuestas al exterior, y son pocas las veces que las protegemos del frío y otras inclemencias climatológicas.

Sería importante que nos acostumbráramos a utilizar guantes más a menudo, incluso cuando conducimos. Cuando vamos al volante, son muchas las horas que nuestras manos están expuestas a la luz del sol, por lo que convendría que las protegiéramos si queremos presumir de manos bonitas y saludables.

Cuidar de nuestras manos y evitar que los signos del envejecimiento se hagan palmariamente visibles no es tan difícil. Debemos utilizar una crema para nuestras manos con un SPF mediano-alto que nos ayude a mantenerlas hidratadas, especialmente en los meses de invierno que es la época del año en la que más sufren. Personalmente, también me gusta exfoliar mis manos con un exfoliante facial que ayuda a que las manos se mantengan tersas y resistentes.

Los signos del envejecimiento también atacan a nuestras manos de la misma forma que lo hace con el resto del cuerpo dando un cariz antiestético. Para eliminarlos o reducir su apariencia podemos utilizar una crema de retinol.

Tu dermatólogo también puede prescribirte un medicamento para blanquear la piel como la hidroquinona, o un retinoide como tretinoína para luchar con el envejecimiento prematuro de la piel si las cremas de retinol no te dan los resultados deseados.

Rutina del cuidado de la piel con acné

rutina para el tratamiento del acne

Hay muchas personas que no han tenido, prácticamente, problemas con las espinillas ni los puntos negros antes de experimentar la formación de arrugas y líneas de expresión. Pero muchas otras personas acaban solapando su última fase de acné con la aparición de los primeros signos de envejecimiento, lo cual resulta muy desalentador y abrumador.

Tanto el acné como el envejecimiento de la piel pueden ser provocados por la fluctuación hormonal, la contaminación y el estrés al igual que el estilo de vida cotidiano, por lo que no es de extrañar tener que lidiar contra estas dos afecciones cutáneas de forma conjunta.

Muchos de los hábitos de limpieza que utilizamos para luchar contra el envejecimiento son iguales de útiles para atacar el acné. Es más, la gran mayoría de tópicos antiedad se desarrollan para ser eficaces en la reducción del acné.

  • Limpiar, tonificar e hidratar para tratar tanto el acné como la piel envejecida. Este es un método extremadamente eficaz para cuidar nuestra piel, tanto para la prevención del acné como para el envejecimiento de la piel. Quita la suciedad y las impurezas de nuestros poros, los desobstruye e hidrata y nutre tu piel. Esto mantiene su piel sana, resistente y menos vulnerable a manchas y arrugas.

  • Elige tópicos que tengan un nivel de aceite equilibrado. Esto ayudará a prevenir a tu piel de una sequedad excesiva que puede facilitar el envejecimiento prematuro. Evita también tópicos que contengan mucho aceite excepto aquellos que estén compuestos por aceite de árbol de té, que es un gran producto tópico para el tratamiento del envejecimiento de la piel.

  • Productos no-comedogénicos: esta característica es una de las más importantes que debemos tener presente a la hora de utilizar un producto destinado al cuidado de nuestra piel. Gracias a esta cualidad el tópico no obstruirá nuestros poros y, por lo tanto, no agravará nuestro acné. Esto es importante para hidratantes y antiarrugas, algunas cremas anti-envejecimiento y cremas de noche son muy oleosas para nuestra piel y pueden causar daños si no son no-comedogénico.

  • Exfoliar de forma regular para eliminar las impurezas de nuestros poros y reducir el riesgo futuro de formación de espinillas y puntos negros. Con la exfoliación conseguimos eliminar de la superficie de la piel todas las impurezas y células muertas que se van acumulando con el paso del tiempo. Con la exfoliación, también conseguimos estimular la circulación sanguínea, la suavidad cutánea y facilitar la absorción de los tópicos que nos aplicamos. Con una práctica regular de dos veces a la semana, obtendremos una piel más juvenil y saludable.

Conclusión

Nunca es tarde para prestar la atención necesaria al cuidado de nuestra piel para luchar contra los signos del envejecimiento. Cuanto antes empecemos en mejorar los hábitos de nuestra vida, antes conseguiremos los resultados que buscamos para conseguir una piel más joven y resistente.