¿Cómo alisar tu pelo de forma natural?

alisar tu pelo de forma natural

Si eres una usuaria habitual del secador y utilizas eventualmente planchas de pelo, sabrás que el calor puede ocasionar algunos daños a las puntas y salud del pelo. Secar mucho nuestro cabello, incurrirá en puntas abiertas y en una calidad de pelo excesivamente seca. Una forma muy eficaz de revertir este efecto en nuestro cabello es el uso de un spray termo protector, que conseguirá neutralizar los efectos devastadores del calor y ofrecerá una mejora importante en el aspecto y tono de nuestro cabello.

Quizás ha llegado el momento de darle un respiro a nuestro pelo y dejarlo descansar para que pueda recuperar su vitalidad y mejorar su aspecto. De tanto en tanto, es aconsejable alejar nuestro pelo de los productos químicos y los tratamientos térmicos, por este motivo, vamos a analizar algunos de los mejores métodos que podemos utilizar para alisar nuestro pelo de una forma poco invasiva.

Antes de entrar en materia

Debemos saber que independientemente del tipo de pelo que tengamos, ya sea liso, ondulado o rizado, el componente predominante que decide darle una determinada forma a nuestro pelo es la genética.

En función del tipo de folículo piloso que tengamos, nuestro pelo expresará una determinada forma, con esto queremos decir que, aunque confiamos en la eficacia de los métodos que vamos a compartir, los resultados que obtendremos a la hora de alisar nuestro pelo serán temporales y no permanentes.

Si estás buscando una solución que dure a largo plazo, considera el alisado químico, pero ten en cuenta que este tipo de tratamientos tiene sus riesgos.

Estos métodos (exceptuando el quinto) tampoco nos van a proporcionar un alisado completamente liso como el que conseguiríamos con una plancha de pelo. Lo qué si vamos a conseguir, es un alisado con un aspecto natural que nos permitirá disfrutar de un pelo muy parecido al aspecto natural de las chicas que tienen el pelo liso.

Método 1: dormir con gomas de pelo

gomas de pelo

Con este sistema necesitarás unas cuantas gomas de pelo. Si no dispones de las suficientes gomas en casa, siempre puedes comprar en cualquier tienda o en Amazon.

Con este método no solo ayudamos a que nuestro pelo consiga una forma más lisa, sino que también nos ayudará a mantener por más tiempo el efecto alisado cuando hemos utilizado una plancha de pelo. Puedes utilizar tantas gomas de pelo como quieras, pero ten en cuenta que contra más rizado sea el pelo más divisiones en secciones necesitarás para conseguir el efecto deseado.

También es aconsejable intentar dormir con una almohada de seda para reducir la fricción entre el pelo y la tela durante la noche para mantener el pelo lo más liso posible.

Cuando te hayas lavado y acondicionado el pelo, intenta exprimir al máximo para drenar correctamente el agua de todo tu cabello y, posteriormente, sécalo suavemente con una toalla. No olvides que te estoy diciendo secar con suavidad, si frotas en exceso el cabello al secarlo solo conseguirás volver a rizarlo ¡y no es eso lo que queremos!

Aprovecha mientras aún está el pelo húmedo separa tu pelo en secciones y empieza a trabajar cada sección peinándola con un peine dentado ancho para desenredar sin riesgo d erizar el cabello. Recuerda, no utilices cepillo porque probablemente se formarán los rizos que no queremos.

Después de la primera pasada con el peine dentado, podemos utilizar un peine dentado más pequeño para alisar y suavizar más en profundidad.

Una vez hayamos peinado todas y cada una de las secciones, utilizaremos una goma de pelo en la parte alta de la sección, a la altura de la raíz del pelo. Debemos asegurarnos que la goma está correctamente fijada, como para no permitir que se suelte el pelo pero que tampoco nos resulte doloroso.

A continuación, vuelve a peinar la sección hacia abajo y vuelve a fijar con una goma de pelo dos o tres centímetros más debajo de la goma. Sigue todo este procedimiento hasta que llegues a las puntas y, posteriormente, aplica sucesivamente la fijación con gomas en todas las secciones de pelo.

Si tu pelo, de forma natural, es bastante liso y ligeramente ondulado, tendrías suficiente con dos o tres secciones, pero si tu pelo es muy rizado, deberás hacer unas cuantas secciones más. Cuando el pelo es muy rizado, necesitamos más secciones porque es mucho más fácil peinarlo en áreas pequeñas.

Añade un pañuelo de seda para la cabeza

No es necesario utilizar un pañuelo de seda para este método, pero es una consideración a tener en cuenta a la hora de reducir eficazmente la fricción entre el pelo y la almohada mientras dormimos. Por esta razón, un pañuelo de seda puede marcar la diferencia a la hora de alisar nuestro pelo con este método.

Hay dos formas de utilizar los pañuelos de seda a la hora de proteger nuestro pelo:

  • La primera forma solo la aplicaremos cuando nos dividamos el pelo en dos únicas secciones, es decir una sección a cada lado de la cabeza. Una vez hemos dividido las dos secciones cubriremos la cabeza con el pañuelo de seda encontrando el punto medio del pañuelo sobre la línea de separación de las dos secciones. Envuelve, desde la parte más alta de la sección, el pelo con el pañuelo desde arriba hacia abajo y fíjalas con una goma para que no se deshaga el lazo.
  • La segunda forma es la que deben utilizar las mujeres que hayan utilizado más de dos secciones de pelo. Una vez hayas fijado las secciones correctamente con las gomas de pelo, agrúpalas y envuélvelas con el pañuelo de seda, A continuación, fija el pañuelo con dos o tres gomas sin apretar en exceso. Recuerda que vas a dormir y, por lo tanto, no podemos sentirnos incómodas.

Método 2: Utiliza mascarilla de pelo habitualmente

utiliza mascarilla de pelo

La función de la mascarilla no es la de alisar nuestro pelo, su objetivo es la de aportar nutrientes y neutralizar los efectos negativos de la humedad, facilitando la absorción de vitaminas y antioxidantes que necesita el cabello para luchar contra su deterioro y reducir los rizos y encrespaciones. Con las mascarillas conseguiremos potenciar los resultados que buscamos tanto si queremos alisar de forma natural como a través de cualquier otro utensilio como planchas y secadores de pelo.

Hay muchas mascarillas enfocadas en el alisado de pelo. Lo importante es que nos aseguremos que pueda cumplir con lo que necesitamos que es una alta eficacia en la reparación, restauración y protección de nuestro cabello que nos permita disfrutar de un pelo sedoso, suave y manejable.

Si eres de las personas que solo están interesadas en las opciones naturales, puedes hacerte tú misma tu propia mascarilla. Te voy a dar algunas ideas para que puedas hacer en casa tu propia mascarilla natural y disfrutar de un pelo más sano y más liso después de un uso continuado:

Echa unas hojas de apio en una licuadora, vierte un poco de agua. Una vez tengas el jugo, cuélalo con un colador y déjalo reposar dos minutos. A continuación, Utiliza el jugo con un aerosol y rocíalo por todo tu pelo. Los grumos del apio que has conservado en el colador, úntalos por todo tu pelo y espera 30 minutos antes de lavarlo.

Calienta un poco de aceite de ricino y aplícatelo por todo tu pelo. A continuación, intenta envolver el cabello en una toalla húmeda con agua tibia y déjala durante media hora antes de lavarte el pelo.

Coge zumo de limón y mézclalo con leche de coco, que es un potente acondicionador, para aplicártelo sobre toda la superficie del cabello. Deja reposar el ungüento durante media hora antes de enjuagártelo.

mascarilla para el pelo

Método 3: un moño

hazte un moño de pelo

Del mismo modo que hicimos con el primer método de las gomas de pelo, esta técnica consiste en un método de fijación para el cabello mientras dormimos para evitar enredos y ondulaciones.

Este método tiene un poder de fijación menor al de las gomas, por esta razón, solo deberían utilizarlo las personas que no tienen el pelo muy ondulado o rizado. No obstante, también podemos utilizar la técnica del pañuelo de seda para aumentar el mantenimiento del alisado.

La realización del moño implica un semitrenzado, por lo que deberemos asegurarnos que realizamos un giro lo más uniforme posible para evitar la formación de ondulaciones.

Lo primero que debemos hacer cuando lavamos y acondicionamos nuestro pelo, es intentar extraer toda el agua de nuestro cabello y secarlo levemente y con cuidado con una toalla.

Como comentamos más arriba, debemos asegurarnos de no frotar si no queremos que se formen rizos y encrespaciones. Mientras tengamos el pelo húmedo debemos peinarnos con un peine dentado ancho para eliminar los enredos.

Consejo Fundacionconsalud: si tu pelo está demasiado enredado o es particularmente rizado comienza desde abajo hacia arriba. Empieza peinando los dos centímetros que componen el extremo de tus puntas, cuando estén completamente lisas sube y vuelve a hacer lo mismo con los dos centímetros de la zona de arriba que acabas de peinar. Sube y realiza el mismo procedimiento sucesivamente hasta que llegues a la parte superior a la altura de la raíz del pelo.

A continuación, agrupa todo el pelo en una coleta y comienza a torcer sobre sí mismo toda la coleta para acabar sujetándolo en un moño. Si quieres puedes realizar dos moños, en lugar de uno, en ambos lados de la cabeza. Valora las dos posibilidades en función de la forma de dormir que tengas.

Una vez hayas fijado el moño, puedes utilizar un pañuelo de seda cubriendo todo el pelo y fijándolo con una goma en la base de la coleta. Los pañuelos de seda permiten que el pelo transpire, por lo que no hay problema si lo utilizamos mientras el pelo continúe húmedo.

Método 4: Utiliza un cepillo alisador

cepillo alisador

Hay muchos cepillos alisadores que podemos utilizar para obtener un alisado perfecto. Son unos cepillos que tienen una función similar a las planchas de pelo pero que además tienen unas cerdas como los cepillos convencionales. Estos cepillos se calientan y facilitan el peinado a la hora de trabajar con ellos.

Obviamente, no puede ser considerado un método natural de alisado ya que utilizan el calor para conseguir el resultado que buscamos. No obstante, el calor que suministra no es tan activo como el que se obtiene con un método tradicional de alisado como es la plancha de pelo. Por lo tanto, es una alternativa, poco invasiva para la salud de nuestro pelo que oscila entre un método natural y un método a partir de productos sintéticos o utensilios eléctricos.

Método 5: utilizar una plancha de pelo

utiliza una plancha de pelo

En contraposición a los anteriores métodos comentados, la plancha de pelo no es una técnica realmente natural para conseguir un pelo completamente liso. Pero también debemos decir que el uso de planchas de pelo es una forma de alisar el pelo poco invasiva, ya que no utiliza productos químicos como puede ser el alisado químico.

Cabe destacar su principal bondad que es la eficacia y los excelentes resultados que se consiguen con las planchas de pelo. También es importante saber que podemos utilizar las planchas para complementar los métodos anteriormente mencionado para potenciar sus efectos y mantenimiento.

Cuando utilizamos una plancha de pelo debemos intentar ajustar la temperatura a un nivel óptimo que nos permita conseguir los resultados que buscamos sin dañar nuestro pelo ni infligir un exceso de secado.

Si estás pensando en reemplazar tu antigua plancha de pelo, o quieres comprar una nueva, visita nuestra comparativa de planchas que hemos revisado para facilitarte el trabajo.

Conclusión

Ya hemos comentado las mejores formas de intentar conseguir un pelo liso de forma natural. Pero debes saber que no solo se trata de estirar y desenredar, también debes prestar un especial cuidado a la salud del cabello como es el aporte de nutrientes que necesita y el mantenimiento de los niveles óptimos de humedad si queremos disfrutar de un pelo fuerte y resistente.

Si tenéis un método que consigue mantener el alisado de forma natural, no olvidéis escribirnos y comentárnoslo.